NOTICIA GRD

FONASA deriva a 9.600 afiliados a prestadores privados en el primer semestre del 2021

Coronavirus: 9.600 afiliados a Fonasa fueron trasladados a prestadores privados durante el primer semestre del 2021 Fuentes: La Tercera y elaboración propia

Según cifras del seguro público, en el último año, y solo por atenciones asociadas a la pandemia, las clínicas en convenio con Fonasa han recibido, en total, $62.553 millones por la atención de estos afiliados mediante pagos por GRD. Asimismo, otros 4.054 pacientes debieron ser derivados a la red privada para tratar distintas patologías. Previendo el escenario y ante la integración de la red asistencial, Fonasa acordó al inicio de la crisis sanitaria -con más de 60 prestadores privados el “convenio GRD”, el cual genera una banda de precios, según la gravedad del paciente, para acotar los costos de atención. Y para el caso del paciente, asimila los montos de atención a los que se facturarían en la Modalidad de Atención Institucional, es decir, si hubiese sido atendido en un hospital. Sobre los montos asociados, hasta el 31 de marzo -y solo por internaciones asociadas al Covid-19- el seguro público ya ha desembolsado a las clínicas privadas $62.553 millones asociados a 5.257 facturas de atenciones de sus afiliados. El resto, en tanto, corresponden a prefacturas con reparos y en revisión, o casos donde aún no es exigible el pago. Las facturas de pacientes, en tanto, son variadas. Las más bajas promedian $1.339.140, mientras que los costos más altos llegan a $35.999.605. Y entre los prestadores que encabezan los pagos están las clínicas Ensenada, Indisa, Dávila y el Hospital de la Universidad Católica.

La voz de las Clínicas

Desde la Asociación de Clínicas de Chile -con 41 prestadores afiliados-, señalan que solo sus recintos han absorbido cerca de 7 mil pacientes, de los 9.600 que detalla Fonasa. “Eso es un logro importante, dada la cantidad de vidas y enfermos que se han podido sacar adelante. Hemos triplicado nuestra disponibilidad de camas críticas desde marzo de 2020, llegando a aportar aproximadamente el 40% de los cupos UCI al sistema integrado”, señala el vicepresidente ejecutivo de la entidad, Javier Fuenzalida. Sin embargo, Fuenzalida explica que “para varios de nuestros establecimientos el valor GRD que se paga por paciente alcanza a cubrir solo cerca del 50% de sus costos de atención. Sin embargo, junto a esos pagos, se han sumado importantes cantidades de recursos propios de cada clínica, lo que ha permitido montar y dotar de la cantidad de camas de distinta complejidad para hacer frente a la pandemia”.

Controversia

La contratación al sector privado de servicios sanitarios para la resolución de patologías agudas por parte del seguro público ha sido históricamente controversial. Sus detractores señalan que estos recursos debieran ser utilizados para potenciar la red pública y que su desviación al sistema privado debilita la capacidad de la red púbica. Los defensores señalan que nada puede anteponerse al objetivo principal que es brindar salud a los pacientes y cuando la red pública no es capaz de resolver, bienvenida la red privada. Ha sido complejo llegar a un entendimiento, a un punto de acuerdo entre estas posturas. Y probablemente contribuye a esto el hecho de que Fonasa no paga lo mismo al sector público que al sector privado, para un determinado problema de salud. En efecto, a continuación se detallan los precios base pagados al sector público y al privado. En el caso del sector público, Fonasa definió clusters en base a la complejidad de los hospitales y a aspectos geográficos (zona austral, donde los costos son más elevados). En el caso del sector privado, el precio base depende del peso relativo del paciente, que a su vez se asocia a la complejidad. Así, es posible suponer que para un paciente de baja complejidad (por ejemplo, un paciente calificado con GRD de peso relativo 1), un hospital público de baja complejidad debería recibir un precio de $1.941.168, en cambio una clinica privada recibiría en el entorno de $2.100.000. En cambio, para un paciente más complejo (p.e., GRD 3), un paciente en el sector público debiera recibir entre $7.200.000 y $7.500.000, en cambio una clínica privada recibiría en el entorno de los $15.000.000, es decir, el doble.

Sector Público

Sector Privado

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.